Anatomía de la planta de cannabis #infografia

Anatomía de la planta de cannabis #infografia

Como cultivador necesitas conocer la anatomía de la planta de cannabis para saber cómo funciona. Tugrowshop.net te describe las partes para que aprendas a identificarlas. De esta manera tendrás un cultivo más sano y una cosecha de mayor calidad.

Entendiendo la anatomía de la planta de cannabis

Si tomas una planta de cannabis y la observas con detenimiento te darás cuenta que se trata una planta compleja. Comprende algunos componentes que son comunes a otras plantas y otras propias de la marihuana.

Cada una de estas partes tiene una función específica y tienes que entenderla cuando te dedicas a tus propios cultivos. Comprender sus características y funcionamientos te ayudará, por ejemplo, a diferenciar la planta hembra del macho. Esto es muy importante porque las flores del cannabis femenino son las que producen la resina.

Esto quiere decir que si no entiendes cuál es la diferencia entre el cannabis masculino y el femenino, pudieras estar desperdiciando tiempo y recursos.

En este post vamos a describir cada una de las partes de la marihuana de manera sencilla. Así, hasta el cultivador más novato podrá entender cómo funciona esta planta. La idea es familiarizarse con ella y comprender mejor tu cultivo.

Tejidos de la planta

Comenzamos por la parte más básica de la planta y que permite el crecimiento de la misma (entre otras funciones. El cannabis está compuesto por células que se reproducen por sí mismas y crecen por alargamiento al absorber agua.

Algunas células crecen más rápido que otras. Por ejemplo las de las puntas de las raíces, la parte superior de la planta y en los brotes laterales. Cuando nace una célula esta puede ir a cualquier parte de la planta. Una vez que llega a su destino comienza a ejercer la función que le corresponde. Las células vasculares se encargan del transporte de nutrientes, las de las hojas de la fotosíntesis, etc.

Las células a su vez se reúnen para formar los tejidos. En la planta de cannabis encontramos tres tipos de tejidos principales:

  • Los tejidos de tierra que se encuentran distribuidos en varias partes de la planta. Estos crean los materiales de construcción de la planta a través de la fotosíntesis.
  • Los tejidos vasculares transportan los nutrientes desde las raíces hasta el resto de la planta a través del xilema. Al mismo tiempo el floema o vasos cribosos llevan los productos de la fotosíntesis a dónde sea necesario.
  • Por último está el tejido dérmico que se encuentra en la parte exterior de la planta. La función de la epidermis es proteger al cannabis de posibles daños, como deshidratación e infecciones.

Raíces

Cada parte de la marihuana es importante, pero un sistema radicular sano es el comienzo para un cultivo exitoso. De la raíz primaria se desprenden muchas raíces secundarias. El sistema en su conjunto tiene diversas funciones.

En primer lugar, diremos que las raíces le dan soporte a la planta. Cuando están en la naturaleza, el tamaño del sistema radicular puede ser igual que el de la planta. En el cultivo en maceta es más pequeño pero aún así le da estabilidad y cumple con sus funciones.

Además de dar soporte, también se encarga de absorber el agua y los minerales. Es decir, son parte del sistema vascular. El xilema es el que se encarga de bombear el agua y nutrientes a cada una de las partes de la planta.

Para que las raíces cumplan con su función a cabalidad tienen que estar sanas. Si son de color blanco significa que están en óptimas condiciones. En cambio, si son de color marrón es una señal que están enfermas.

Tallo

El tallo es el soporte vertical de la planta. Al mismo tiempo también se encarga del transporte de agua y minerales hacia el resto del cannabis. Debe ser fuerte y sólido tanto para sostener la planta como para cumplir bien con su función vascular.

Puedes favorecer la fuerza del tallo colocando un ventilador en tu cuarto de cultivo para simular el viento. Al hacer esto la planta desarrollará un tallo más fuerte.

Del tallo principal crecen las ramas, desde formaciones que se llaman nudos. En cada nudo crece un par de ramas. El segmento que se encuentra entre cada nudo se llama distancia internodal. Esta distancia es diferente de acuerdo a la variedad de la planta; si es indica será más corta que la sativa.

El número de nudos y el entrenudo o distancia internodal se utilizan como referencia para saber el tamaño de la planta.

Dentro del tallo se encuentran las traqueidas y los vasos cribosos. Las primeras son las encargadas de trasladar el agua y nutrientes desde las raíces hacia el resto de la planta. Funciona como un sistema de tuberías.

Los vasos cribosos también transportan sustancias, esta vez aquellas que se producen a raíz de la fotosíntesis. Estas se mueven en cualquier dirección, dependiendo de dónde hagan falta.

Hojas de abanico

Las hojas son el órgano donde se produce la fotosíntesis. Están compuestas por venas con mesófilo que son las que se encargan de transformar el dióxido de carbono en azúcares. También posee estomas que se abren y cierran cuando necesitan absorber o secretar sustancias. Asimismo, tienen vasos cribosos y traqueidas.

Las primeras hojas son individuales, luego van creciendo de par en par y pueden llegar a tener hasta 13 pares. La cantidad depende de lo sana que esté la planta.

El cannabis tiene hojas muy particulares y fáciles de reconocer a simple vista. Son alargadas y puedes pueden ser más gruesas o delgadas según la variedad. Las indicas se caracterizan por ser más anchas y oscuras. Mientras que las sativas tienen un color más claro y son más delgadas.

También se producen algunas diferencias si la planta se cultiva en exterior o en interior. A medida que reciben más luz será más gruesa y producirá mayor cantidad de azúcares.

La poda debe hacerse con cuidado. Debido a que es allí donde se produce la fotosíntesis, solo se tienen que retirar las que sean necesarias. Si necesitas productos para el cuidado y mantenimiento de tus plantas, puedes visitar nuestro catálogo de venta, donde tenemos todo lo necesario para el cuidado del cultivo.

Cola

La cola del cannabis se refiere a los brotes o puntos de floración donde crecen los cogollos. Una planta tiene varias colas, pero la principal y más grande se encuentra en la parte superior de la planta. Se le conoce también como brote o cola apical.

Es posible conseguir más de una cola apical en una misma planta aplicando técnicas como Screem of Green (SCROG) o Low Stress training.

Pistilos

Los pistilos son esos pequeños pelillos que crecen en los nudos de las plantas hembras. A través de ellos la planta recoge el polen para iniciar el proceso de fertilización.

Al principio los pistilos son blancos, pero a medida que maduran van cambiando de color. Pasan a ser amarillos, naranjas, rojos y marrón, dependiendo del tiempo de maduración de la planta.

Cálices

El cáliz es una pequeña bolsa que contiene cannabinoides, tricomas, THC y otras sustancias. Los cogollos están formados de varios cálices rodeados de hojas. Cuando el pistilo se poliniza, los cálices se convierten en el ovario de la planta.

Tricomas

Son glándulas traslúcidas en forma de hongo que producen la resina característica de la planta de cannabis. Los aceites que se producen en los tricomas son los que le dan el efecto que buscamos en la planta de cannabis. Estos contienen terpenos, THC, entre otros cannabinoides. También cambian de acuerdo a su maduración. Pasando de ser transparentes hasta adquirir un color ámbar.cannabis masculino vs. cannabis femenino

Flores del cannabis

En un cultivo de cannabis es necesario saber distinguir entre las plantas femeninas y las masculinas. Las plantas hembras son las que producen los tan preciados cogollos cuando florecen.

Para saber si una planta es hembra o macho hay que fijarse en las flores del cannabis, ya que estas son los órganos reproductores.

Las plantas de marihuana masculinas tienen pequeños sacos de polen que crecen en las axilas de la planta. Florecen un poco antes que las hembras. Si quieres producir semillas puedes dejar las plantas macho dentro del cultivo. De lo contrario, cuando detectes la presencia de estas sepáralas o elimínalas.

Por otra parte, las plantas femeninas, en lugar de sacos, desarrollan unos pelos blancos en los nudos, que son los pistilos. Como mencionamos antes, estos son los que se encargan de recoger el polen.

No es posible saber desde las semillas si la planta será hembra o macho, hay que esperar su desarrollo. A menos que sean feminizadas. También existe la posibilidad que sean plantas hermafroditas. Es decir que tengan características masculinas y femeninas y sean capaces de fertilizarse a sí mismas.

La mejor recomendación es esperar y tomar las medidas necesarias una vez que conozcas el sexo de la planta. Si quieres conseguir cogollos de calidad, evita que las plantas femeninas sean fecundadas.

¿Qué te ha parecido esta información sobre la anatomía de la planta de cannabis? Cuéntanos tu opinión en los comentarios.

Anatomía de la planta de cannabis #infografia

Fuente infografía

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code

Marcas populares