Errores comunes al cultivar marihuana – Parte I #infografía

Errores comunes al cultivar marihuana – Parte I #infografía

Conoce cuáles son los errores comunes al cultivar marihuana de la mano de www.tugrowshoponline.net, la grow shop online de confianza. Los cultivadores pueden cometer ciertas fallas en el cuidado de las plantas, como resultado la cosecha es de baja calidad. Aquí te explicamos algunas situaciones que debes evitar para que el cannabis crezca en buenas condiciones.

Un buen cultivo empieza con la semilla adecuada

Seleccionar una variedad apropiada es el primer paso para tener un cultivo exitoso. Hay una serie de factores a tener en cuenta para escoger la genética de marihuana que más te conviene. El primero de ellos es tu nivel de experiencia.

Si tienes suficiente conocimiento previo sabrás cómo manejar los diferentes tipos de semilla, tanto en interior como en exterior. Te será más fácil hacerle el seguimiento a tus plantas y regular las condiciones en las que estas crecen. Las variedades sativa son más difíciles de cultivar que las índicas, pero gracias a tu experiencia puedes probar con ellas.Elegir semillas de marihuana

En cambio, si eres un cultivador novato es preferible que pruebes con marihuana de fácil cultivo, como las índicas o semillas autoflorecientes. Estas variedades son menos exigentes, más resistentes a los hongos y altas temperaturas y su periodo de floración es corto. Todas estas características te permitirán controlar mejor el crecimiento de tus plantas.

Otro factor que debes tomar en cuenta es si vas a cultivar en interior o exterior. El cannabis en general es una planta sensible, sin embargo, algunas variedades son aún más susceptibles a las condiciones ambientales que otras. En consecuencia, no son aptas para el cultivo en interior, al menos que hayan pasado por un proceso de estabilización.

El cultivo en interior lleva a tomar en cuenta otro elemento, que es la altura disponible para el crecimiento. Algunas plantas tienden a elevarse mucho, lo cual puede complicarte el trabajo. Estas variedades se adaptan mejor al cultivo exterior.

La temperatura y la humedad del sitio donde vivas también influyen en el cultivo. Necesitarás variedades capaces de tolerar condiciones ambientales adversas como mucho frío o calor, o humedad alta.

A algunos cultivadores les preocupa que si eligen una variedad de fácil cultivo la calidad del cannabis no será la misma. Lo cierto es que el resultado depende del cuidado y atención que des a la planta. Mientras esté mejor cuidada su sabor, olor y potencia serán mejor.

Errores comunes al cultivar marihuana

La falta de control de la temperatura y humedad cultivo interior, descuidar las raíces o riego inapropiado son algunas de las fallas más recurrentes. Una vez que hayas escogido la semilla correctas, debes entender cuáles son los cuidados que necesitan.

Consejos para el cultivo de marihuana hay muchos y por algo existen. Las plantas necesitan desarrollarse bajo ciertas condiciones para que la producción de resina y cogollos sea la que buscas. Asimismo, los efectos medicinales y psicoactivos serán óptimos si han tenido los cuidados y nutrientes suficientes.

Cualquier cultivador puede caer en alguno de estos errores, no importa si es novato o experto. Muchas veces no se dan cuenta que algo anda mal hasta que es muy tarde, perdiendo tiempo y recursos valiosos. Mientras más rápido identifiques el error, será más probable que lo puedas corregir.

Ser muy observador y entender las condiciones que exige el cannabis son clave para su desarrollo.

Falta de luz

La luz es necesaria para que el proceso de fotosíntesis de la planta se de. En particular a la marihuana le gusta mucho la luz. La iluminación insuficiente es la causa de los tallos y cogollos espigados en el cannabis. Esto se debe a que el talle se estira en busca de luz, como consecuencia crece débil y termina afectando la producción.

iluminación cultivo de marihuanaEn el cultivo interior es recomendable cambiar la bombilla cada seis meses y mantener el reflector limpio y libre de polvo.

La potencia lumínica que necesitan las plantas dependerá del espacio cultivable. Dependiendo del tamaño del armario del cultivo necesitarás más o menos luz. Si estás comenzando a cultivar cannabis es aconsejable un armario de 1 metro cuadrado con potencia de luz de 400W.

En este mismo sentido, también es importante respetar las periodos fotolumínicos, de acuerdo a la etapa de la planta. Durante el crecimiento necesitan 18 horas de luz y 6 de oscuridad continuas. En floración requieren 12 y 12.

Puedes controlar la cantidad de luz que reciben tus plantas con un sistema que te permita acercar y alejar las lámparas. De esta manera, les proporcionas iluminación suficiente sin arriesgarte a quemar las hojas ni que el tallo se estire demasiado.

Aunque parezca inofensivo, encender la luz solo para regar o ver las plantas les puede generar estrés.

Para el cultivo exterior también hay que tomar medidas para controlar este aspecto. Es necesario escoger un lugar donde las plantas reciban suficiente luz solar.

Falta de ventilación

El área de cultivo de cannabis debe tener una fuente constante de CO2 ya que lo necesitan para la fotosíntesis. La manera de asegurarse que tenga suficiente es con un buen sistema de ventilación. Esto incluye ventiladores y extractores que permitan renovar el aire en ese espacio.

Sin la ventilación apropiada, el crecimiento es más lento y es más propensa a la aparición de hongos.

Algunos aspectos a tener en cuenta en la ventilación son los siguientes:

  • El tamaño y la potencia de los ventiladores dependerá del tamaño del cultivo.
  • El objetivo de los ventiladores es producir una corriente de aire continua que permita evacuar el aire caliente en el día y evitar la condensación en la noche.
  • Combina la potencia de la luz con la del ventilador para crear al ambiente apropiado. Mientras más lejos está la bombilla de la planta, la corriente de aire debe ser más baja.
  • Orienta el ventilador hacia el espacio que queda entre la planta y la fuente de luz. Esto ayudará a disipar el calor de la bombilla sin deshidratar el cannabis.

Humedad incorrecta

Los niveles de humedad incorrectos en el cannabis reducirán la calidad del cultivo. Es necesario vigilar con las herramientas adecuadas para cerciorarse que los niveles son óptimos.

Cuando las plantas están expuestas a una humedad relativa alta se convierten en el blanco de hongos. Si el problema es que está muy baja, entonces comenzará a absorber más agua de la que necesita. En consecuencia, empezarás a ver que aparecen hojas en forma de garra.

La humedad apropiada depende de la etapa en la que se encuentre el cannabis. Como consejo básico, debes saber que los niveles más altos son necesarios en la primera etapa. A partir de allí va disminuyendo.

La germinación se lleva a cabo en un ambiente muy húmedo. Una vez que se siembre en la primera maceta debe mantenerse entre un 80 % de humedad máxima y 60 % mínimo. Estas condiciones permitirán que el cannabis crezca más rápido y más fuerte.

Cuando pasen a la segunda fase, los niveles deben permanecer entre 60 % y 50 %. Mientras que en floración deben estar entre 50 % y 50 %.

Es necesario controlar en todo momento la humedad. Para ello, tener un humidificador es lo ideal.

Temperatura

Igual que la humedad, la temperatura es clave para el desarrollo de la planta de cannabis. No debe estar ni muy alta ni muy baja. La temperatura ideal está entre 21 ºC y 27 ºC.

Las plantas que estén expuestas a temperaturas inadecuadas corren el riesgo de no desarrollarse o sufrir enfermedades. Los cambios bruscos también le generan estrés al cannabis, así que necesario mantenerla lo más estable posible.

Desde el momento que se pone la semilla a germinar será sensible a la temperatura. Por ejemplo, una semilla expuesta al frío no brotará, aunque sea de buena calidad. A bajas temperaturas, el desarrollo de la planta será muy lento.

Entre los factores principales que afectan la temperatura de las plantas es la luz que se utiliza y la posición de las lámparas. Mientras más cerca esté la bombilla del cannabis, más calor recibirá. La distancia apropiada entre la planta y la luz depende de varios elementos como tipo de lámpara, tamaño del cuarto, reflectores, etc.

Entonces, para conocer a qué distancia debes colocarla, toma la temperatura de la punta de la planta. Es decir, de las hojas que están más cerca del foco. Esta no debe superar los 27 grados.

Para ayudarte a controla la temperatura, utiliza los ventiladores. Como mencionamos en apartados anteriores, dirigir el ventilador hacia el espacio entre la planta y la luz disipará el aire caliente. Aumenta o disminuye la potencia, según sea necesario.

Este tipo de errores los puede cometer cualquiera. Un descuido afectará mucho el desarrollo de la planta. A veces los cultivadores no saben cuál es el origen de la escasa producción de su cultivo y toman medidas inadecuadas intentando arreglar el problema.

Para que no te suceda esto lee con mucha atención este post. Aquí te describimos los primeros cuatro errores comunes al cultivar marihuana. En nuestras próximas publicaciones ampliaremos la lista para que los conozcas con detalles.

Errores al cultivar marihuana que debes evitar #infografía

Fuente infografía

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code

Marcas populares