Carencias y excesos de nutrientes en el cannabis #infografía

Carencias y excesos de nutrientes en el cannabis #infografía

¿Vigilas de cerca las posibles carencias y excesos de nutrientes en el cannabis? Si no es así debes comenzar a hacerlo para no poner en riesgo tu cultivo. En tu grow shop barato te decimos cuáles son las señales que te darán tus plantas para indicarte si tienen la cantidad suficiente de nutrientes.

Cómo identificar las carencias y excesos de nutrientes en el cannabis

Los cultivos de marihuana requieren una gran cantidad de nutrientes para desarrollarse sanos. Pero necesitan un nivel adecuado de cada uno de ellos. La carencia y excesos de la marihuana traen consigo problemas que te pueden hacer perder tus plantas si no lo corriges a tiempo.

Los nutrientes están presentes en los abonos. Por eso es importante cuidar el tipo de fertilizantes que utilizas en el cultivo, pero además debes utilizarlos en la medida justa para no provocar ningún desbalance en el alimento de tus plantas. Si utilizas poco, no se desarrollarán bien y si exageras puedes tener plantas quemadas por exceso de abono.

Las carencias de nutrientes se producen cuando no hay suficiente cantidad de ellos o cuando las plantas no los puede absorber. Entretanto, el exceso se traduce en la acumulación de sales.

Ambas situaciones son capaces de provocar problemas en las plantas, afectando la calidad de las mismas y de los cogollos. Asimismo, alteran la producción, el sabor y el olor.

Para asegurarte que no vayas a tener problemas con las plantas debes alimentarlas de manera correcta. Teniendo en cuenta su genética, el tipo de cultivo y el sustrato que utilizas. Controla el pH porque la acidez puede afectar la capacidad del cannabis de absorber los nutrientes.

Según el grado de movilidad que tengan, los nutrientes del cannabis se clasifican en móviles e inmóviles.

  • - Los nutrientes móviles se desplazan en la planta, hacia el lugar donde haga falta.
  • - Los inmóviles, en cambio, se fijan en la parte de la planta donde ha sido asimilado.

Conociendo esta información tienes las primeras pistas para saber si a tu cultivo le falta o tiene exceso de alguno de los elementos nutritivos. Los móviles pasan de las hojas viejas a las nuevas cuando estas lo requieren. Por lo tanto, el exceso o deficiencia se notará primero en las hojas viejas.

Los nutrientes inmóviles, al estar fijos en las hojas más viejas, reflejan el exceso o deficiencia en las más nuevas.

Nutrientes primarios

Según la cantidad del nutriente que necesita el cannabis, estos se clasifican en primarios, secundarios y micronutrientes. Los primarios son los que requieren en mayor cantidad. Estos son nitrógeno, fósforo y potasio. Los tres son móviles, así que los problemas se reflejarán en la parte inferior de la planta.

Nitrógeno

El cannabis requiere de grandes cantidades de nitrógeno durante todo el ciclo de vida. Es responsable del crecimiento de la planta por lo que la carencia hará que tengas plantas más pequeñas y con menor producción.

Las hojas se decoloran, comenzando por mostrar las puntas de las hojas amarillas y luego se extiende al resto. Toman un aspecto pálido y los tallos se tornas rojizos. Si no se atiende provocará defoliación.

Cuando el problema es el exceso de nitrógeno, las hojas toman un color verde oscuro, los tallos se debilitan, el follaje es excesivo y las hojas toman forma de garra.

nitrógeneo en el cannabis

Fósforo

El fosforo es necesario en el proceso de fotosíntesis. La deficiencia de este elemento ralentiza el crecimiento, aparecen manchas oscuras en las hojas. A medida que avanza el problema, las hojas toman un color marrón oscuro, se debilitan y puedan caer. La planta está más susceptible a la aparición de enfermedades.

Es posible detectar carencias en floración, pero es importante no dejar que esta avance.

El exceso de fósforo hace que las puntas de las raíces tomen un color negro, disminuye el espacio entre los nodos, las puntas de las hojas se ponen marrones y las nuevas son más finas de lo normal. Además, bloquea otros nutrientes como zinc, hierro, cobre, magnesio y calcio.

Potasio

Se encarga de proteger a la planta y actúa en otras funciones como desplazar los carbohidratos, producción de clorofila, entre otras. Su deficiencia hace al cannabis más vulnerable a los hongos y enfermedades, las ramas se debilitan, las hojas toman un color marón, se rizan y mueren.

El exceso de potasio también bloquea otros nutrientes como zinc, hierro, calcio, manganeso y magnesio. Los síntomas son similares a los del fósforo. La punta de las raíces oscurece, el espacio entre nodos disminuye, aparece clorosis en las hojas nuevas, las puntas de las hojas se queman y se rizan. También disminuye el pH del suelo.

Nutrientes secundarios

Calcio

Este es uno de los elementos más importantes para el desarrollo celular de la planta. La punta de las raíces mueren por deficiencia de calcio, las puntas de las hojas se rizan y en sus bordes aparecen puntos marrones o amarillezco. El crecimiento es más lento y disminuye la producción de flores.

Cuando hay exceso las hojas se marchitan, el crecimiento se estanca y bloquea la absorción el potasio, hierro, magnesio y manganeso.

Magnesio

Está presente en la clorofila y ayuda en otros procesos de la planta como la absorción de otros nutrientes. El cannabis requiere de magnesio durante todo el ciclo de vida. Cuando aparecen las primeras señales de deficiencia, el problema ya estaba presente de 4 a 6 semanas previas.

Los nervios toman un color verde oscuro y el resto de la hoja se vuelve amarillento. Manchas marrones aparecen en las hojas más viejas que se rizan y llegan a secarse.

El exceso de magnesio detiene el crecimiento de la planta y las hojas se vuelven más oscuras de lo normal.

Carencia de magnesio en el cannabis

Azufre

La planta lo utiliza para la creación de vitaminas y también afecta los sabores de la marihuana. La deficiencia de azufre hace que las hojas nuevas se vuelvan amarillentas y detiene su crecimiento.

A medida que avanza la carencia los tallos se vuelven purpura y la punta de las hojas se queman.

El exceso de azufre hace que el crecimiento de la planta sea irregular y se detenga. Las hojas se vuelven verde oscuro y las puntas se queman si el problema está en una etapa avanzada.

Micronurientes

Son siete micronutrientes que necesita el cannabis. Explicaremos de manera breve las señales que aparecen en las hojas cuando hay algún exceso o deficiencia de los mismos.

  • - Boro: la carencia provoca crecimiento anormal de las hojas. Aparecen brotes nuevos quemados, las hojas se retuercen y se vuelven quebradizas. El exceso provoca que las hojas viejas se vuelvan amarillentas y se caigan. En las nuevas aparecen las puntas quemadas.
  • - Manganeso: aparecen síntomas de clorosis en las hojas nuevas cuando hay deficiencia. También tendrá puntos muertos que a la larga provocará la caída de las hojas. Las señales aparecen desde las hojas más nuevas hasta las más viejas. El exceso de manganeso provoca la aparición de puntos marrón oscuro en las hojas nuevas.
  • - Hierro: la deficiencia provoca clorosis en las hojas nuevas que se extiende luego a las más -viejas. Puede provocar necrosis y la caída del follaje. Cuando hay exceso las hojas se vuelven marrón oscuro.
  • - Zinc: cuando hay carencia de zinc las hojas toman un color blanquecino en las puntas o los nervios. Las hojas se retuercen y secan. Se detiene la producción de cogollos en la floración. El exceso provoca la muerte de la planta muy rápido.
  • - Molibdeno: es raro que haya carencia de este elemento ya que lo necesita en pocas cantidades. Se refleja en la falte de nitrógeno. El exceso provoca deficiencia de hierro y decoloración en las hojas.
  • - Cloro: la punta de las hojas se vuelven marrones y las nuevas tienen un color verde pálido cuando hay carencia. Los mismos síntomas aparecen en las hojas si hay exceso.
  • - Cobre: si notas que los brotes nuevos se marchitan, disminuye el crecimiento y la producción de flores es porque hay deficiencia de cobre. Con el exceso el crecimiento tanto de la planta como de las raíces es más lento y crecen pocas ramas.

Cuidados generales para evitar problemas con los nutrientes

Al reconocer las señales de la planta debes saber también cómo actuar para evitar que el problema siga avanzando. Pero, antes que esto suceda es mejor prevenir. El mantenimiento regular al cannabis es esencial para que la planta crezca sana. Acompáñalo con el uso correcto de fertilizantes, fíjate en el nivel de los componentes para no provocar desbalances.

Vigila las condiciones en las que crecen tus plantas. Deben tener suficiente ventilación y circulación de aire adecuada. Al igual que la temperatura, humedad y la cantidad de luz que reciben. Asegúrate de conocer estos detalles antes de iniciar los cultivos, porque pueden afectar el bienestar del cannabis.

Utiliza siempre agua limpia para regar las plantas, mézclala con el fertilizante. Puedes agregar más o menos cantidad de este producto si tienes problemas de deficiencia o exceso de nutrientes.

El suelo o la maceta donde tengas la planta debe ser capaz de eliminar el exceso de agua. Si riegas demasiado y el líquido se acumula en la tierra puede provocar deficiencias y excesos de nutrientes, así como raíces rotas. Las sales tóxicas que se acumulan en la tierra también bloquean los nutrientes, provocando desbalances.

Ya conoces las carencias y excesos de nutrientes en el cannabis. ¿Has tenido estos problemas? Cuéntanos cómo los has resuelto?

Carencias y excesos de nutrientes en el cannabis #infografía (1)

Fuente infografía

Marcas populares